domingo

Desenmascarando al machismo. Los cuentos infantiles(1)

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
Los medios de comunicación son indudablemente una escuela de transmisión de cultura.
Los cuentos infantiles constituyen uno de los primeros acercamientos de los/as niños/as con los medios, a través de ellos se construye una visión del mundo que luego será muy difícil cambiar.
Esta es una invitación a la visualización de esta temática como un punto posible de abordaje para deconstruir prejuicios.

"CUENTO : LA PRINCESA DE LA BOLSA DE PAPEL

Esta es la historia de la princesa Elizabeth y el príncipe Ronaldo. Un día, cuando los jóvenes enamorados planeaban con detalle su matrimonio, irrumpió en escena un gran dragón que prendió fuego el castillo de Elizabeth y a sus vestidos. Tras el destrozo, el gran dragón huyó volando llevándose consigo al príncipe Ronaldo, transportado por los fondillos de sus pantalones.



La princesa Elizabeth se puso furiosa. Encontró una bolsa de papel, se vistió con ella y persiguió al dragón. La princesa engañó al monstruo haciéndole exhibir todos sus poderes mágicos hasta que, exhausto, el dragón se durmió. La princesa, rápidamente, se introdujo en la cueva del dragón para salvar a Ronaldo. Se encontró con la sorpresa de que su príncipe no quería ser salvado por una princesa cubierta de hollín y sin nada más que ponerse que una bolsa de papel. Elizabeth, estupefacta ante el repentino giro de los acontecimientos, se dirige a su amado con las siguientes palabras: “Ronaldo, tu traje es realmente bonito y tu pelo está muy bien peinado.



Pareces un verdadero príncipe, pero eres un idiota”. La historia termina mostrando a la princesa alejándose, sola, bajo la puesta del sol y con las siguientes palabras: “Después de todo no se casaron”.


Por qué no contamos estos cuentos a nuestros niños y a nuestras niñas? ¿Quizá porque la princesa es muy valiente? ¿Por qué la princesa Elizabeth no mata al dragón, consigue vencerlo sin emplear la fuerza? ¿Será porque el príncipe Ronaldo es tonto? A lo mejor no los contamos porque la princesa no le importa nada su aspecto o, tal vez, porque “después de todo no se casaron”.


¿Este es un delirio feminista? ¿Es una tontería? Ni lo uno ni lo otro. El patriarcado como sistema de dominación de los hombres sobre las mujeres que es, necesita el poder, la fuerza, y la cultura para mantenerse. Necesita controlar el mundo simbólico, el lenguaje, los sueños, es decir, necesita que todos/as interioricemos esa dominación, que nos la creamos, tanto dominadores como dominadas. Necesita que las niñas no sueñen con ser heroínas valientes que salven a sus príncipes del peligro que los acecha y mucho menos que, después de salvados y aún enamoradas de ellos, decidan abandonarlos. El patriarcado también necesita que los niños no quieran ser salvados por princesas y mucho menos que se quieran casar con ellas si tienen aspecto deplorable. Los prejuicios son un arma imprescindible. Es más los sistemas de dominación se alimentan de prejuicios.


Ya Poulain de la Barre en su libro Sobre la igualdad de los sexos escribía “Es incomparablemente más difícil cambiar en los hombres los puntos de vista basados en prejuicios que los adquiridos por razones que les parecieron más convincentes ó sólidas. Podemos incluir entre los prejuicios los que se tienen vulgarmente sobre la diferencia entre los sexos y todo lo que depende de ella.



No existe ninguno tan antiguo ni tan universal”. Los prejuicios son fundamentales porque no forman parte de la lógica, ni de la ciencia, ni de la razón. Todo lo contrario. La razón hace rato que ha desmontado el sistema patriarcal. Nadie con dos dedos de frente puede defender que ser biológicamente mujer, es decir, tener útero senos y clítoris, traiga consigo la obligación de fregar platos y poner lavadoras. Como nadie en su sano juicio puede defender que la posibilidad de parir supone la imposibilidad de conducir ó presidir un país. La teoría feminista indaga en las fuentes religiosas, filosóficas, científicas, históricas, antropológicas y en el llamado sentido común para desarticular las falsedades, prejuicios y contradicciones que legitiman la dominación sexual"

(1) ( extraído del Libro “Feminismo para principiantes” de Nuria Varela)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que suerte que lei el cuento!!! Lo vi en la red no a la trata y me vine a ver el blog. La verdad que me abrio los ojos por alli tambien nos están condicionando. ¿Donde se pueden conseguir cuentos como este?
Saludos Ana

Anónimo dijo...

Estimada Ana:
Hay cuentos infantiles que abordan el relato con otra perspectiva y los podes encontrar en la "Librería de Mujeres" Pasaje Rivarola 175 - CABA
Cordialmente Marcela D´Angelo(de la Campaña)

Ma. Candela dijo...

Hola llegue desde otro blog por lo de la campaña contra la trata. Soy de Ecuador ¿hay alguna forma de comunicarme con ustedes para obtener más detalles?

Este cuento está genial, lo tomaré prestado y lo distribuiré entre mis contactos.

Vi en el cabezote del template una dirección mail, yo tengo un par de cuentos alternos con corte feminista a la tradicional Cenicienta, se los haré llegar!